Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Siguenos en

Facebook Twitter
Cómo enfrentar riesgos e incertidumbres en la cadena de suministro

Ricardo Rocha, Director Regional de Logística y Servicios en América Latina, Maersk

 

En los años más recientes mantener el rumbo de las cadenas de suministro ha sido todo un reto global. Incluso terminada la pandemia los riesgos se mantienen. Por ejemplo, la inestabilidad geopolítica, los fenómenos meteorológicos extremos, las condiciones adversas de las infraestructuras, el cambio en el comportamiento de los consumidores, entre otros eventos imprevistos, pueden desajustar cualquier cadena de suministro.

 

Estos complicados años nos han enseñado lecciones importantes sobre los riesgos y lo que se requiere para mantener las cadenas de suministro funcionando sin mayores contratiempos. Nos hemos dado cuenta, como industria, que resulta extremadamente importante incorporar flexibilidad, resiliencia y agilidad en la planificación de las cadenas de suministro para abordar la incertidumbre, así como simplificar y optimizar la logística.

 

Loadstar informa que a partir del 21 de octubre de 2022 el volumen promedio de envío marítimo de 14 días en el puerto de Shanghái disminuyó 15%, Shenzhen disminuyó 21% y Ningbo-Zhoushan disminuyó 29%. Esto ha resultado en una oleada de interrupciones en las cadenas de suministro globales y la congestión portuaria sigue siendo una preocupación importante en los puertos del norte de Europa. Datos de Fleetpoint muestran que 67 % de los líderes europeos de la cadena de suministro citan la trazabilidad de la carga de extremo a extremo como su mayor problema al transportar mercancías.

 

Una logística integrada involucra a distintos proveedores en la cadena de suministro, como son el transporte aéreo, terrestre y marítimo, el almacenamiento, la distribución y las aduanas, cada uno de ellos en distintas partes del mundo y con procesos propios.

 

La clave está en conectar fácilmente todos estos puntos para dirigir la logística de los clientes y ofrecerles una “logística integrada”, que al final no es más que la correcta optimización de procesos y recursos. Se trata de proveer visibilidad, flexibilidad y cierto nivel de resiliencia en toda la cadena de suministro.

 

En esencia hay cuatro elementos clave que un proveedor puede ofrece para ser considerado un integrador logístico:

 

  1. Mentalidad de colaboración para identificar los problemas o necesidades del cliente.

 

  1. Estudiar la infraestructura de una cadena de suministro en específico para ofrecer al cliente una red global de soluciones multimodales.

 

  1. Tecnología de punta para ofrecer al cliente una adecuada visibilidad e información en tiempo real para predecir y solventar situaciones y contratiempos.

 

  1. La experiencia, personas que comprenden tanto a su mercado como a sus industrias.

 

Un mayor nivel de colaboración y una planificación holística contribuyen a garantizar que las cadenas de suministro ofrezcan los mejores resultados empresariales posibles. Como empresa global consolidada, Maersk posee importantes recursos para ayudar a las empresas a desarrollarse. Mediante la optimización de la cadena de suministro con tecnología avanzada, cubrimos de principio a fin las necesidades de las empresas con visibilidad integral, recomendaciones de nuestros expertos, conocimiento de los mercados y un enfoque integrado hacia la cadena de suministro.

 

Disponemos de expertos globales capacitados en todo el mundo y el equipo local en Latinoamérica está preparado para ofrecer soluciones logísticas integradas para satisfacer de manera óptima las necesidades de la cadena de suministro. Un menor número de partes implicadas en un envío supone menos interrupciones, lo que ayuda a las empresas a mejorar sus procesos y mantenerse por delante de la competencia.


(Los contenidos de Info-Transportes Network México, son de producción original protegidos por Derechos de Autor. Ante reproducción parcial o total en cualquier medio de comunicación abierta, nos reservamos el derecho de requerir el pago por el uso).