Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Siguenos en

Facebook Twitter
exportador

Dedicarse al comercio internacional en México representa una gran oportunidad que está siendo aprovechada por muchas empresas.

 

Lo anterior, se puede constatar con el repunte que registran las exportaciones mexicanas, las cuales hasta abril mantuvieron su tendencia al alza, con un incremento de 20.24%, respecto al mismo lapso del 2021.

 

"Lo destacado es que, de las exportaciones no petroleras, el crecimiento está explicado en 66% por las exportaciones manufactureras, exceptuando productos automotrices'', dijo Guillermo Mateos, director de soluciones en Divisas y Derivados de Grupo Financiero BASE.

 

Afirmó que numerosas compañías internacionales no han dudado en reubicar sus operaciones en México, por las ventajas de su cercanía y acuerdos comerciales con el mercado estadounidense

 

La articulación de cadenas de suministro es lo que permite que en la actividad exportadora puedan sumarse muchos participantes, desde los llamados fabricantes de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés), que confeccionan o maquilan un componente de otra empresa; por ejemplo, una pluma de un limpiaparabrisas para una gran armadora de autos.

 

Hasta las empresas integradoras de productos y servicios, figura que permite agrupar a micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) formalmente constituidas para prestar servicios a sus asociados, como son gestionar financiamientos, comprar de manera conjunta materias primas e insumos y hasta vender de manera consolidada la producción.

 

Puntos a considerar

 

Para dedicarse al comercio exterior no necesariamente hace falta que una sola empresa se ocupe de hacer una mercancía o servicio desde cero hasta colocarla en el exterior y gestionar todo el ciclo de facturación, cobranza y recepción del pago correspondiente.

 

“Lo importante es saber en qué segmento de la cadena de comercio exterior se es más competitivo para estar en condiciones de asociarse con otros participantes para así poder maximizar su aportación a la cadena de valor”, añadió.

 

La actividad de comercio exterior es esencialmente una actividad de asociación de muchas empresas de diversos tamaños, lo que permite diversificar el riesgo y que cada participante se especialice en lo que mejor sabe hacer.

 

“Por ello es importante acercarse a expertos, sea de una cámara o asociación, un banco o de especialistas en logística o aduanas, para contar con buena información de mercado y el respaldo que da la experiencia”, acotó Mateos.

 

Edna Herrera