Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Reforma

A casi un año después de la Reforma de Subcontratación, la productividad y eficiencia de empresas del sector automotriz, está afectada por falta de contratistas especializados. 

 

Lorena Amador, Gerente Legal de Kelly Services en México, dijo a Info-Transportes que, en una encuesta realizada a los dirigentes empresariales más grandes del país y trasnacionales, 47% calificaron como indispensable la subcontratación de personal, pues buscan dar flexibilidad y añadir capacidad a través de esta para atender los picos de producción y las demandas por temporalidad.

 

“Esta flexibilidad si se vio un poco mermada en el tema de la Reforma porque ya hay más reglas que tienes que cumplir”, por lo que la misma se va perdiendo, dijo la directiva, quien estimó que en entre mediados de este 2022 o principios del siguiente año se podría observar un incremento en la solicitud de estos servicios.

 

La encuesta fue realizada a líderes del sector corporativo por Kelly Services en México, una firma multinacional enfocada a soluciones de RR.HH., desde PyMEs hasta de las grandes empresas.

 

Del total, 13% correspondió a empresas de manufactura, 10% a empresas de servicios, 5.5% a automotrices (61% de origen nacional), entre otros.

 

Del total de los encuestados, 66% indicó que este tipo de servicio es sumamente necesario y útil para sus organizaciones; y de ellos, 28% mencionó que previo a la Reforma cubría todos estos procesos con una empresa de subcontratación. Mientras que 38% manifestó aún requerir de los servicios de intermediación para el suministro de talento a su organización, para la inducción y la capacitación del personal, así como para el procesamiento de nómina.

 

Entre los servicios consideraban más importantes en este tipo de contratación, respondieron: servicios técnicos especializados, atención a clientes, servicios de consultoría y de asesoría fiscal.

 

En el caso de la industria automotriz, en servicios de mantenimiento preventivo y correctivo de las unidades, la distribución y logística y servicios de mercadotecnia.

 

Los desafíos prominentes ante la falta de un tercero son el incremento en la carga administrativa y laboral, pues en el modelo anterior de subcontratación de personal, “realmente esta carga administrativa la tenía el proveedor”.

 

Esto les restaba responsabilidad a las empresas en aspectos como el pago de nómina, la atención a los empleados, pero ahora esa ausencia los afecta considerablemente.

 

Otro es la absorción de la plantilla de los empleados temporales a la nómina de la organización, es decir, una reducción o eliminación de la plantilla temporal en las que las empresas tenían ya un presupuesto para ello, teniendo que modificar en tiempo récord la reorganización del personal.

 

Por último, la complejidad para realizar proyectos especiales o temporales enfocados a la demanda de producción, así como demanda y lanzamiento de nuevos productos, por la falta la mano de obra necesaria para labores operativos.

 

Daniel Zurita/Exclusiva

Siguenos en

Facebook Twitter