Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Trigo

México podría atravesar una escasez de alimentos como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, dos de los principales productores de trigo a nivel mundial.

 

El aumento del precio del trigo, hasta la semana pasada alcanzó la cifra récord de 400 euros en la bolsa de futuros de materias primas MATIF de París, lo que afectará la producción y el precio de todos los procesos productivos donde se requiera el trigo como insumo, desde el pan, pastas, galletas, la alimentación de ganado, hasta la producción de cerveza.

 

Rusia a nivel mundial se posiciona como el primer productor de este grano, mientras que Ucrania ocupa el tercer lugar en la lista, detalló en entrevista para Info-Transportes, Alejandrina Barajas, investigadora del Centro de Investigación Económica del Noroeste (CIEN), en el CETYS Universidad Campus Mexicali.

 

En conjunto, Rusia y Ucrania representan el 29% de la exportación mundial de trigo, según la consultora Dylan Global. Por lo que el conflicto armado genera incertidumbre en la proveeduría de este producto al mercado internacional; México, por ejemplo, importa cerca de 192 mil toneladas de trigo de Ucrania y 32 mil de Rusia.

 

“Esto es solo el principio de una tormenta perfecta, ya que esto sumará al problema de inflación que están viviendo los países”, dijo la investigadora.

 

Si bien la escasez y el aumento de precios alcanzará a todas las empresas en el mundo, los más afectados son la población que se encuentra en situación de pobreza.

 

Las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), anticipó, están próximos a resentir el aumento de precios a diferencia de las grandes cadenas de consumo, como Bimbo, debido a las coberturas con las que deben de contar para este.

 

“En esta situación, las empresas grandes podrían tener resuelto el 2022, pero ante la incertidumbre de saber cuándo finalizará el conflicto, y cómo se resolverá, lo más probable es que al cierre de año veamos los efectos en el alza de los precios”, pronosticó.

 

Por su parte, la producción del sector agrícola mexicano podría ponerse en riesgo ante el incremento en los precios del fertilizante, un factor clave para la siembra, dado que Rusia es el principal proveedor de México y concentra 13% de la producción mundial. En el 2021, el país importó del país europeo un millón de toneladas de fertilizantes.

 

A la vez, añadió la especialista, se encuentran en riesgo el maíz y la cebada, ya que ambas naciones ofertan el 19% y el 31% del comercio mundial, respectivamente.

 

Daniel Zurita