Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Staff

México sigue presentando un fuerte horizonte de deterioro para las variables económicas, mientras el estado de derecho cada vez es más adverso para las inversiones necesarias en el corto y mediano plazo y hacer frente a la demanda de empleo de unos 33 millones de jóvenes en 10 años.

De hecho el país requiere de todo un plan de recuperación de la economía nacional, y debería prepararse a aprovechar los beneficios del plan de infraestructura que muy pronto aprobará el Congreso de los EE.UU., según han coincidido analistas y empresarios durante el Foro Económico 2021 de la American Chamber of Commerce of México (AMCHAM).

Los expertos han destacado que el país tiene un mercado competitivo con mano de obra productiva y calificada, representada por unos 33 millones de jóvenes que se incorporarán al mercado laboral en los próximos 10 años.

Tan es así que las empresas de los EE.UU., podrían representar un seguro para esa generación de empleo y para recuperación del país. Sin embargo ello requiere de niveles de inversión del 25% del PIB para el crecimiento económico, pero ello solo será posible con reglas claras, certidumbre y Estado de Derecho, dice Luis Foncerrada, Asesor Económico de la AMCHAM.

No obstante, observa como todo va en sentido opuesto debido a que “las expectativas iniciales de un crecimiento de 6% para 2021 que ahora se han ajustado a la baja, hasta en 5%”, mientras para 2022 el horizonte aun es de mayor descenso y no alcanzará ni el 3%.

Vladimiro de la Mora, Presidente de la organización que concentra a unas mil empresas de los EE.UU., argumenta  que “la prioridad de la comunidad binacional de negocios, debería basarse en ser aliados para una recuperación exitosa”.

Por ello hace énfasis en la necesidad de contener la caída en la inversión; hacer frente a una brecha laboral de más de 17 millones de personas que necesitan trabajo; y a la alta inflación, que se calcula por encima del 6 por ciento”.

“El Estado de Derecho -con respeto a los derechos de propiedad, los contratos y reglas claras- es el cimiento para generar una espiral positiva de crecimiento y bienestar”, argumentó al respecto Luis Foncerrada.

 

Economías interdependientes

En tanto, Carlos Díaz de la Garza, director General de Moody’s de México, hizo notar otras áreas que México debería estar preparándose para aprovechar.

Y es que debido a la interdependencia de las economías de México y EE.UU., cuando el Congreso apruebe la reforma de infraestructura, “se detonará la inversión de las empresas americanas, y la recuperación de diversos sectores en la economía”.

Las compañías estadounidenses representan el 21% del PIB nacional y generan 2.5 millones de empleos formales directos y seis millones de indirectos, mientras contribuyen de forma significativa al desarrollo mexicano.

Por tanto los economistas han hecho énfasis en que la vinculación estratégica con EE.UU., podría servir a la recolocación de las cadenas de proveeduría, a medida que avance el plan de infraestructura.

Daniel Becker, Presidente de la ABM además destacó como un factor que debe aprovecharse, el valor de la banca y el uso de las nuevas tecnologías. “Con sus altos índices de capitalización y una enorme liquidez, la banca es un factor de crecimiento para México”.

Agregó que “la digitalización juega un papel importante, al existir 64 millones de usuarios de la banca por Internet y con un crecimiento del 21% en lo que va de año”.