Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Edna Herrera

El proyecto de nueva Carta Porte y su complemento que marcaron todo el 2021, como una de las principales preocupaciones de todos los modos de transporte, por sus implicaciones fiscales, finalmente fueron pospuestos por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), para entrar en vigor hasta abril de 2022, debido a las deficiencias que aun arrastraba el sistema digital puesto el marcha por las propias autoridades.

El 24 de diciembre el SAT, en definitiva decidió hacer eco a la propuesta y negociación que encabezaron la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) a través de la Comisión de Transporte que encabeza Felipe de Javier Peña Dueñas y, José Refugio Muñoz a nombre la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), y suspendió la entrada en vigor del mecanismo prevista para este 1o de enero.

De esta forma el organismo recaudador anunciaba la Noche Buena, en un comunicado a los contribuyentes, que el complemento de la Carta Porte tendrá un periodo de transición hasta el 31 de marzo de 2022, para emitir correctamente la factura electrónica en complemento a la Carta Porte sin multas ni sanciones.

La implementación de ambos documentos fueron el marco de intensas negociaciones a lo largo de 2021, a cargo de las cámaras y asociaciones del autotransporte y de los organismos empresariales, que finalmente lograron convencer a las autoridades de la inviabilidad del esquema de tributación, al menos temporalmente.

Los empresarios del transporte argumentaron en su momento que l SAT requiere de un proceso progresivo que permitirá un aprendizaje amigable del sistema digital y, de cómo realizar pruebas con casos reales para la mejorar la aplicación de la Carta Porte, que ampara la propiedad y el tránsito de la carga en cualquier modo de transporte.

El autotransporte está integrado por 183 mil permisionarios, de los cuales el 90% son pequeños y medianos negocios que mueven el 51% de la carga del país y “requieren abordar el tema digital de una forma gradual y con mayor conocimiento de la norma”.

La Canacar reiteró que la norma aún requería de modificaciones que permitieran a los prestadores de servicios de a la carga, realizar mejor el trabajo y facilitar a los usuarios, hacer negocios con los transportistas.

Por ello mostró su beneplácito y calificó de favorable un periodo de prórroga más extendido para agregar a la norma ciertas particularidades que abarquen otros servicios del transporte de carga.

El SAT precisó por su parte que el objetivo de la norma y el complemento a la Carta Porte, disminuirá el contrabando, además proporcionará la trazabilidad de los productos que ingresan y circulan por el país, mientras quienes actualmente realizan contrabando, ya no podrán hacerlo.

Obstrucción a hidrocarburos

Otro de las complicaciones que enfrentó en lo particular el autotransporte en 2021, han sido las inspecciones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a las operaciones de transporte de combustibles en autotanques, que hasta ahora sigue exigiendo un permiso especial a los tractocamiones que arrastran semirremolques.

Y es que a pesar de estar fuera de su competencia, la CRE mantuvo durante todo el año una inspección y detención constante de pipas y autotanques a pesar de que la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), no expide a los tractocamiones un permiso especializado.

Por ello, el traslado de los combustibles a lo largo del país, se está viendo seriamente amenazado ante la obstrucción de la CRE a las operaciones de transporte en autotanques, que sigue exigiendo un permiso especial a los tractocamiones.

La medida fue impuesta por el Título Tercero del Reglamento de la Ley de Hidrocarburos, y provoca el bloqueo a los camiones que mueven combustibles por todo el país.

El Vicepresidente de la Canacar, Refugio Muñoz, indicó que el problema radica en que las autoridades están requiriendo ciertas certificaciones a los tractocamiones, durante la operación de los servicios de transporte, mientras que únicamente los semirremolques están sujetos a esa normativa.

El permiso que exige la CRE a los tractocamiones, “no es procedente”, debido a que estos equipos operan con permisos del ámbito de competencia de la SCT.

Canacar y otras asociaciones siguieron pugnando porque sean retiradas las medidas de la CRE, a fin de dar certidumbre al movimiento de los hidrocarburos ante las acciones que limitan la productividad, empleo y el fortalecimiento del sector energético del país. Sin embargo será un tema que al parecer continuará en 2022.