Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

En este lapso los compradores de Pick-ups prefirieron el lapso de cinco años en vez de tres para saldar sus unidades.

 

A nivel nacional el 55.3% del total de compras de vehículos ligeros nuevos se realizó a través de un banco o una financiera de marca, esto representó una reducción de 3.7 puntos porcentuales contra similar periodo de 2022, cuando la proporción fue de 59.0%, expuso Guillermo Rosales Zárate basado en el Reporte de Financiamiento y Compradores por Estado realizado por AMDA en la colaboración con JATO y Urban Science.

 

En conferencia de prensa conjunta con directivos de estas firmas de análisis, el presidente ejecutivo de la AMDA puntualizó que la participación de las financieras de marca presentó un avance en los segmentos de Compactos, Minivans, Pick-ups, SUVs, Deportivos y Lujo; mientras que los bancos fortalecieron su participación en el segmento de Subcompactos.

 

“La participación de los bancos fue igual o superior a la referencia nacional de 19% promedio en los segmentos de SUVs, Subcompactos, Pickups, Deportivos y De Lujo. Por su parte, los segmentos de Minivans, Subcompactos y Compactos registraron una participación de financieras de marca superior o igual al nivel nacional promedio de 81%”, explicó.

 

En cuanto a los periodos mayormente solicitados por los compradores para pagar sus financiamientos, el reporte publicó que los 60 meses (cinco años) sigue siendo el más requerido para los segmentos de Subcompactos, Compactos, SUVs, Deportivos y ahora Pick-ups; Minivans se mantiene en los 36 meses (tres años) y en los 24 meses (dos años) los autos de Lujo.

 

Aunque la participación del crédito en las compras totales a nivel nacional la participación fue de 55.3% en el lapso de referencia, si se le quita el efecto de la compra de flotillas a este índice para quedar únicamente la venta al menudeo, el porcentaje se incrementa hasta 66.1%; siendo Sonora, Puebla y Chiapas las entidades donde sus adquirentes utilizan el financiamiento preferentemente sobre la compra en efectivo.