Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

A propósito del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEP), que está solicitando 10, 000 mdp para el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) en 2022, aún no ha quedado claro si el Gobierno ocupará el esquema de Derechos de Paso para conectarlo al puerto de Coatzacoalcos.

Dicen, sin saber si es cierto, que aún no existe ninguna solicitud formal a la SCT de Jorge Ruiz Arganis, para que el CIIT que lleva Rafael Marín Mollinedo, opere directamente el tramo Medias Aguas-puerto de Coatzacoalcos, que actualmente forma parte de la Línea del Sureste concesionada a Ferrosur.

El problema radica en que si el CIIT decide operar el tramo, la SCT deberá solicitar la devolución o dar por terminado el plazo de los títulos de concesión, de manera anticipada. Pero lo anterior podría representar un litigio que muy probablemente llegaría hasta la Corte, resolviéndose más allá de 2024.

Así que lo más viable desde el punto de vista de los expertos, es que los trenes del CITT (si es que logra tenerlos), transiten por las actuales vías de Ferrosur, eso sí al costo que establezca la compañía por el uso de su infraestructura y sujetándose a la autorización de su Centro de Despacho.

Esta última solución parecería la más viable, porque de esa manera, el Corredor se ahorraría millones anuales en mantenimiento intensivo y, además como dicen los expertos, no es que el tránsito de trenes del CIIT, vaya a desbordar las vías.

Y es que es el tráfico ferroviario no registrará cambios significativos. Ello porque  sigue siendo un misterio la viabilidad económica y comercial de ese Corredor, sobre el cual no existe ningún interés de las navieras que mueven el comercio exterior y muchos menos de los grandes operadores logísticos, interesados mucho más en llegar rápidamente con sus productos a las grandes regiones urbanas.

Y como alternativa de competencia al Canal de Panamá: ahora si que el CIIT, ni en esta vida ni en la otra.