Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Siguenos en

Facebook Twitter

Un proyecto con más tinte político, que posibilidades de convertirse en realidad, es el denominado “Puerto Nayarit Corredor del Norte”, que para nada es nuevo.

 

Se trata de un viejo proyecto con todas las características de las obras puestas en marcha por la 4T: Tren Maya, Refinería Dos Bocas, Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) o Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT).

 

Y es que la característica compartida por el “Puerto Nayarit Corredor del Norte”, con las obras insignias, es precisamente su falta de viabilidad, es decir, el talón de Aquiles de todos los proyectos del obradorato, y de todo ese movimiento, donde la economía no más no se les da.

 

La iniciativa privada especializada, cree que desarrollo portuario de Nayarit, tendría muy pocas posibilidades de éxito y de convertirse siquiera en competencia, frente al fuerte potencial de sus poderosos vecinos: Lázaro Cárdenas (LC) que dirige el almirante Jorge Luis Cruz Ballado y Manzanillo que lleva el almirante Salvador Gómez.

 

Más aún, el puerto de Mazatlán que dirige el contralmirante Mariel Aquileo Ancona, representaría una opción con mayores posibilidades de salir avante, dada la conectividad ferroviaria y carreteras de altas especificaciones con que cuenta. El sector privado especializado, de hecho, aún tiene una mayor expectativa en que la Semar aun apueste a crear infraestructura off dock y on dock, cuya viabilidad en el corto plazo es mayor. 

 

Según el anuncio del gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro, la Semar estaría iniciando un estudio en la costa conocida como Boca de Chila, municipio de Compostela, donde se ofrecen calados, y 80 hectáreas de terrenos, una extensión apenas equivalente a una de las concesiones de terminal de contenedores en LC, que tiene al menos 10 instalaciones similares.  

 

Sin embargo, hay quienes dicen que todo se está leyendo mal, porque Semar en realidad está proponiendo una nueva base naval que, en 80 hectáreas, quedaría más que sobrada. Será la Dirección de Puertos a cargo del capitán Bernardo Crespo Silva, quien ponga este proyecto en blanco y negro, cuya ejecución del estudio está autorizada para realizarse entre 2022 y 2023.

 

Así que más allá de los sueños guajiros de un “Puerto Nayarit Corredor del Norte”, para alzarse como recinto de altura y nueva entrada del Océano Pacífico y, “centro logístico de distribución para México y América", lo que suena más real, es el desarrollo de una base naval.

 

De hecho, Navarro Quintero dijo que el almirante Ojeda Durán, describió el proyecto como una base que permita mantener el estado de Derecho por parte de SEMAR en la zona marítima y costera de San Blas y Puerto Vallarta, mediante un complejo naval, con instalaciones para la operatividad de un batallón de infantería con 600 elementos.

 

La infraestructura incluirá estaciones de búsqueda y rescate, clínica de salud, unidad habitacional, dársena y muelles para uso de la dependencia y buques, que darían servicio de traslado de visitantes a Islas Marías.

 

Y es precisamente este último punto el que llama la atención, porque deja en claro que Semar tiene sus propios planes en línea con los buques que está construyendo para ir a las desoladas Islas Marías.

 

Por lo pronto habrá que esperar para ver si es que va en realidad el “Puerto Nayarit Corredor del Norte” o se queda en otro intento al estilo de la 4T, como el de La Reforma en Sinaloa, que no pasa de un embarcadero declarado de altura pero que no tiene para cuando ingresen tráficos de buques de gran calado.