Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Staff

Los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) cumplen una década de ser una buena opción de inversión inteligente para quien busca destinar su capital en el mercado inmobiliario mexicano, por sus características de diversificación.

En México, el pionero en esta materia es FUNO (Fibra Uno) que, bajo la visión de André El-Mann, ha logrado un portafolio diversificado entre los 661 inmuebles que administra, de los cuales 192 son industriales; 148, comerciales; 222, de otros segmentos y 99, de oficinas.

Las Fibras están inspiradas en los Real Estate Investment (REITs) de EEU.UU. que ganaron popularidad en la década de los 60, entre el público inversionista, desarrolladores y firmas inmobiliarias. En aquel país hoy existen más de 200 firmas de estas figuras bursátiles, de acuerdo con la Asociación Nacional de REITs.

Sus principales características son la diversificación, con respecto a la exposición geográfica, cantidad de inquilinos y el tipo de propiedad para el público inversionista-institucional e individual- que busca destinar su capital en el mercado inmobiliario mexicano y que al mismo tiempo desea optimizar su cartera.

En el caso de Fibra Uno ha encontrado distintos campos de especialización en segmentos como la industria inmobiliaria como centros comerciales, naves industriales, incluso escuelas, entre otros, haciéndose cargo en algunos de ellos de la administración, mantenimiento y operación de los inmuebles.