Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Daniel Zurita

Lo menos que se espera de la nueva Carta de Porte, es un fuerte golpe fiscal y administrativo, al sector ferroviario y al marítimo, debido a que impacta al conjunto del transporte intermodal en el movimiento de la carga, por ello los sectores involucrados hicieron llegar al Servicio de Administración Tributaria (SAT), más de 195 fichas con observaciones y posibles soluciones.

Mientras tanto, el tiempo sigue corriendo en contra y en dos meses los sectores deberán aclarar al SAT, todos los datos que abarca el transporte de carga, al tiempo que buscan insistentemente una reunión con la titular del organismo fiscal Raquel Buenrostro, ante el caos previsible que generará la Carta de porte.

Antes, en las reuniones previas con la jefa del SAT, se entregaron 195 fichas de trabajo con los pro y contras de la normatividad en cada modo de transporte. Como resultado, se prorrogó por dos meses la entrada en vigor del nuevo ordenamiento, dijo Felipe de Javier Peña Dueñas, Presidente de la Comisión de Transporte de la Concamin.

Por ello es que se acordó un periodo de prueba piloto del 1 de diciembre de este año al 1 de enero 2022, cuando entrará en vigor totalmente la nueva Carta, dijo el directivo durante su participación en el “Encuentro Virtual de Expo Transporte 2022”.

Y precisó: de las 195 fichas, 18 fueron del sector multimodal; 59 del autotransporte; 22 del ferroviario; 7 del aéreo; 30 del marítimo; 20 de empresas de paquetería y mensajería y, 39 sobre el CFDI de los ingresos.

"No solamente expusimos el problema (…) íbamos también con el remedio, es decir, en todos los modos, ferroviario, marítimo y transporte multimodal, llevábamos una explicación clara que seleccionamos, incluso, dentro de las mismas cámaras”, dijo.

El SAT no es un órgano especializado en actividades logísticas sino fiscales, dijo Peña Dueñas mientras describía el desconocimiento del gobierno, “por ello es que la industria transportista y del comercio promovió las mesas de trabajo, en busca de dar flexibilidad y facilidad al proceso del CFDI, en las operaciones de la carga”.

 

Acertijos sin resolver

Las fichas incluyeron anexos y preguntas técnicas de cada sector. Por ejemplo, en el ferroviario, donde de forma textual se enuncia que el ferrocarril debe emitir el CFDI de ingreso. Al respecto Peña cuestionó: “¿emitiría la carta porte de todo el flete o de su tramo?, o en tráficos interlineales (dos o más líneas férreas participantes), quién emitiría el CFDI de ingreso y el desglose de la misma?”, cuestionó.

Además, existen otras interrogantes aun: como ¿Cuál será la situación del servicio integrado internacional en donde el flete es prepagado al ferrocarril de origen y es extranjero?

“¿Debemos emitir el CFDI de traslado con su carta porte por el tramo que el ferrocarril en México movió?” Otros cuestionamientos se suman, desde aquellos relacionados con las facturas que se pagan con otra razón social, distinta al destinatario, hasta situaciones cuando no existe Registro Tributario del remitente extranjero.

En el sector marítimo la problemática son los costos de integración. La nueva normatividad establece que se tiene un costo integrado cobrado al operador logístico o la agenda naviera. Para dar cumplimiento se debe desglosar el costo: “cobro del intermediario o agente de transporte; cobro del prestador de servicio ferroviario y el cobro del prestador de servicio de autotransporte”.

Para dar solución a ello, planteó, es necesario realizar el desglose del costo de transportación nacional y el del transporte internacional. Por tanto se requiere generar un CFDI de Traslado o de Ingreso, que permita vincular a las operaciones posteriores logísticas, que generen ingresos al intermediario o agente de transporte.

"El transporte marítimo y el transporte aéreo no son iguales que el transporte carretero, ni el transporte ferroviario, independientemente de sus conexiones o con el marítimo, no son iguales. Cada uno tiene características muy específicas”, dijo el directivo de la Concamin, al precisar las diferencias entre el comercio nacional y el comercio exterior.

 

En busca de Buenrostro

Más adelante, argumentó en el panel, que aun cuando se logró ampliar el periodo de entrada en vigor de la nueva Carta de Porte, el reto principal sigue siendo llevar a una nueva mesa de trabajo a la jefa del SAT, Raquel Buenrostro, para presentarle una propuesta operativa de complemento de la Carta Porte y abrir una nueva puerta de solución.

De hecho enfatizó, que la propuesta actual, en cuanto al inicio de la prestación de servicios CFDI, “tiene una cantidad de riesgos muy grandes por la cantidad de variaciones al momento de que se cierre, y habría una gran cantidad de cancelaciones”. 

Otros problemas de raíz en la publicación de las reglas, se encuentran en el transporte consolidado de mercancías en la primera y última milla. Y es que si bien se establece la facilidad de no emitir la Carta de Porte o el complemento de la Carta de ingreso, éste se encuentra limitado a zonas urbanas.

Por si fuera poco, los dueños de la carga y los transportistas cuenta con 85 campos en la carta porte e información de la misma, por tanto es clave definir los límites de responsabilidad del dueño de la carga y del transportista.

“Porque una cosa es, que estamos obligados a proporcionar información, y otra cosa que si algún dato no fuera fidedigno, puede colocarnos en la puerta de sanciones complejas a las dos partes”, apuntó.

Ahora la Concamin como cabeza del sector, tiene el trabajo de precisar y rectificar los datos de todos los involucrados del transporte de carga del país, con el fin de evitar multas y sanciones, cumpliendo con los trámites correspondientes.