Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Siguenos en

Facebook Twitter
trigo

El costo logístico no está impactando el mercado del trigo hacia México, mientras el grano seguirá fluyendo hacia el país, a pesar de los desajustes por la guerra Rusia-Ucrania y factores climáticos.

 

“Se ha manejado indebidamente la información de la existencia de indicios de desabasto de harina de trigo y pan en el país, ello no va a pasar tendría que haber una catástrofe global para que ello ocurriera. No va a pasar”, afirmó José Luis Fuente, Presidente Honorífico de la Cámara Nacional de la Industria Molinera de Trigo (CANIMOLT).

 

Lo que ha sucedido es que los precios de los productos son caros, porque “mantienen un sobreprecio en la tonelada del grano usado para elaborar el pan y pastas, debido a los daños dejados por la sequía y la invasión de Rusia a Ucrania”.

 

Se trata de un efecto derivado de las compras de inventarios caros de trigo, por parte de las empresas panificadoras, en los mercados de futuros con anticipación, pero se espera que haya un retorno de los precios internacionales del insumo agrícola, para que las harinas puedan bajar.

 

Sin embargo, advirtió Fuente, “la estabilidad de los precios se podría alterar, al existir la posibilidad de un rebote o alza del trigo, si Ucrania y Rusia no siembran sus campos, porque habrá menos disponibilidad del grano”.

 

Costos logísticos

 

Para traerlo a México, hay diversos factores a considerar en la cotización y los costos dependiendo el grano, pues su precio se basa en el mercado de futuros, que se usa como punto de referencia.

 

Por ejemplo, los empresarios del sector solicitan a los proveedores un trigo con 12% de proteína y una cotización de las bases para llevarlo a Querétaro, además se suma el costo del trigo. Esta operación para integrar el costo logístico opera a nivel mundial.

 

“Se puede traer el grano de Australia, Rumania, Alemania o Estados Unidos y Canadá, con la ventaja que tiene cero aranceles, exceptuando Australia que carece de autorización por aprobación de protocolos que establece Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad (SENASICA), por tanto no existe riesgo de desabasto”, aseguró.

 

Los mercados de cereales están globalizados, lo que ocurrió desde el 2021 a la fecha, es que aparentemente ha disminuido la producción, mientras el consumo se mantenía alto, entonces nos vamos comiendo el inventario.

 

“Globalmente debe de haber 25 a 30% de inventarios disponibles”, precisó el experto.

 

Los grandes productores de trigo como China e India consumen lo que producen, en tanto, Europa consume una gran parte del grano y exporta entre 15 y 20 millones de toneladas de remanente.

 

Rusia y Ucrania, son proveedores del 28% del trigo global, pero de continuar el conflicto bélico, los consumidores finales como África y Asia, podrían estar en riesgo de desabasto del grano, pero esas naciones voltean hacia Argentina, Estados Unidos y Australia para que les puedan proveer de sus necesidades en trigo”, comentó.

 

El Departamento de Agricultura de los EE.UU., proyecta una cosecha mundial para el ciclo 2022-23 en 773,4 millones de toneladas, mientras la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), calcula una producción mundial de trigo disminuirá a 771 millones de toneladas.

 

José Luis Fuente Pochat, se ha desempeñado en diversos cargos directivos en la CANIMOLT, organización que forma parte de Concamin, que representa y defiende los intereses legítimos de los industriales molineros, fabricantes de harinas y sémolas de trigo.

 

Edna Herrera/Exclusiva