Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Daniel Zurita

Así como las nuevas herramientas tecnológicas, siguen día a día facilitando la vida de las personas, los puertos deben seguir en la ruta hacia la era digital. Latinoamérica está en el camino y debe continuar incrementando la productividad y competitividad, exigidas por un mundo interconectado comercial y logísticamente.

Joana Alvarez, Líder Proyecto RSU del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú, dijo lo anterior al presentar algunos puntos clave que han hecho de los puertos peruanos un caso de éxito en Latinoamérica.

Durante la ciberconvención TOC Connect, el mayor evento web del hemisferio, en panel “Transformación digital”, moderado por Pascal Ollivier, Presidente de Maritime Street, la funcionaria describió los cuatro ejes que han sustentado la transformación digital del comercio exterior de los puertos peruanos, con 15 líneas de acción y 94 programas.

El primer eje se basa en diversificación de los mercados e internacionalización de empresas; luego el desarrollo de una oferta exportable diversificada, competitiva y sostenible.

Además: la facilitación del comercio y eficiencia de la cadena logística internacional y, el desarrollo de capacidad para la internacionalización y consolidación de una cultura exportadora.

Dentro de ese universo, un elemento esencial para la digitalización, ha sido la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE) 2.0, que en el caso de Perú “mejoró los servicios, facilitando el comercio exterior”, mientras incrementaba y hacía más eficientes, los costos operativos.

Como resultado, entre 2012 y 2020, la Ventanilla Única incorporó a sus servicios, más de 79 mil usuarios, mientras que permitió capacitar a más de 23 mil personas y, propició el registro de 21 agencias públicas e instituciones certificadas.

Al mismo tiempo generó un ahorro en tiempos de trámites del 72%, un 54% en pagos digitales y un 46% en pagos físicos. Gracias a este desempeño fue posible obtener la certificación ISO 9001: 2015.

Gadi Benmoshe, director gerente de Marinnovaters, enfatizó que además la digitalización en los puertos, está impulsando a las start-ups, a través de ecosistemas de innovación, como la recién conectividad 5G, IoT, IA, y la implementación de nuevas tecnologías operativas y de información.

 

Brechas digitales

Otros desafíos que está enfrentado la implementación de la digitalización en las operaciones portuarias, explicó en el mismo panel Carlos Ricardo, director de operaciones de Logiety, una baja y lenta adopción, además de la escasez de talento.

Esta insuficiencia no obstante, tiende a superarse con el aprovechamiento de los programas corporativos, abiertos a la innovación de las ideas o a la ampliación de su potencial, ideales para hacer más competitivas a las empresas en el mercado internacional.

Para Jorge Barnett Lawton, director Gerente del Centro de Investigación e Innovación Logística (CIIL) de Georgia Tech Panamá, tras la pandemia, el sector privado está en una etapa más avanzada o más madura de la era digital.

Y aun cuando los esfuerzos del sector público, generalmente han estado del lado de la digitalización, apenas es que recientemente adoptaron un enfoque hacia los proyectos de integración y colaboración público-privada.

Además, la continuidad y sostenibilidad de las iniciativas, siguen siendo un factor de esa brecha, entre ambos sectores, dijo.

Sin embargo es un hecho que hay un progreso significativo, en la extracción del valor de las eficiencias internas, inteligencia artificial (IA), big data, análisis y blockchain, automatización de terminales y, mayor participación de los actores públicos, por los beneficios indirectos que esperan.

 

La siguiente capa

Pero mientras se registran grandes avances en la automatización y digitalización, aún existen grandes barreras en la interoperabilidad entre componentes digitales para desbloquear la siguiente capa de generación de valor. Es decir: para conectar el resto de la cadena logística.

Ello implica un esfuerzo creciente sobre todo por parte de los gobiernos que deben convertir en iniciativas de estado, los proyectos de vinculación de estrategias, investigación y educación digital, dirigidos al empoderamiento humano e impulso digital.