Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Gabriel Rodríguez

CDMX.-  Los sindicatos estibadores de Veracruz que creen haber sido despojados en 1991 por la requisa del puerto, deberán seguir esperando a una poco probable devolución de bienes y concesiones, porque la Secretaría del Trabajo, no ha dado marcha atrás al proceso de concesionamiento del recinto.

De hecho la Secretaría del Trabajo aclaró que únicamente dio trámite a las demanda y alegatos del Sindicato de Maniobristas, Carretilleros, Cargadores, Abridores y Conexos de la Zona Marítima del Comercio de la Ciudad y Puerto de Veracruz, incluida la presunta devolución de cuentas en HSBC, los muelles del viejo puerto y maquinaria ya inexistente, además de utilidades por el usufructo de la concesión de las varias empresas concesionarias del recinto.

En el documento de respuesta, la Secretaría del Trabajo dejó en claro a los dirigentes y trabajadores del puerto que han hecho la reiterada solicitud de invalidar la requisa que “el tema es complejo y requiere de la participación y coordinación entre varias dependencias” federales.

El documento firmado por Fernando H. Serrano Monroy, director de Relaciones Interinstitucionales de la STPS, es muy preciso en el sentido de que la Secretaría sólo intervendrá dentro de los límites y alcances en el caso. Lo anterior luego de algunas versiones que distorsionaron el sentido del documento y aseguraban que se anulaba la requisa.

Las Secretarías involucradas en la requisa son la Secretaría de Hacienda, el Servicio de Administración Tributaria, la Unidad de Inteligencia Financiera, la Secretaría de Marina, la de Comunicaciones y Transportes, así como la Coordinación de Puertos (la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante) y la propia Secretaría del Trabajo.

En un oficio enviado a los quejosos por parte de la Subsecretaría del Trabajo y Previsión Social se aclara que la dependencia que encabeza Luisa María Alcalde, “sólo intervendrá dentro de los límites y alcances de su competencia previstos en el artículo 40 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y de su reglamento interior”.

“No debe perderse de vista que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, tiene un papel preponderante en la Requisa, al haberse señalado en el propio decreto del 1 de junio de 1991, su responsabilidad para nombrar al administrador de los bienes, servicios y demás medios requisados, al que le correspondió, en su momento, conocer del inventario de bienes y derechos”, precisa el documento.