Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

camiones

Los fabricantes de vehículos industriales y comerciales están pensando traer a México camiones eléctricos, pero falta infraestructura y actitud por parte del gobierno. 

 

La Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), está alistando el escenario para dar paso a la electromovilidad, en medio de fuertes retos y atraso en varias áreas que pueden demorar esta tendencia.

 

Miguel Elizalde, presidente del organismo empresarial, dijo que están impulsando la creación de mayor infraestructura, así como de permisos necesarios para la llegada de los vehículos de carga y pasajeros 100% eléctricos.

 

Durante la presentación de resultados del periodo enero-abril, Elizalde precisó que en combinación con la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), en alianza con la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotrices, están preparando el plan que incentive la electromovilidad. 

 

Se está trazando el mapa de ruta para este tipo de vehículos en coordinación con las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Economía, en busca de una fórmula de apoyo gubernamental sólido, como en los países donde el autotransporte de carga eléctrico es una realidad.

 

La infraestructura en México aún es insuficiente a lo largo del territorio que únicamente cuenta 38 estaciones de abasto eléctrico con capacidad para vehículos de carga, sin embargo, no todas son de acceso para vehículos pesados o públicas.

 

“Se tiene que trabajar una infraestructura. No queremos que nos pase lo que estamos viviendo actualmente con el Diesel de Ultra Bajo Azufre”, tanto en la CDMX como en Guadalajara para el sistema de transporte público.

 

La desregulación es otra de las vías planteadas, principalmente, los aranceles al motor o a las baterías, los cuales pueden generar una mayor inversión en la mano de obra mexicana para la fabricación de la carrocería.

 

Según las cifras de la ANPACT, hay un mayor dinamismo en la economía mexicana, por lo que se trata de un buen momento para abrirse a la electromovilidad.

 

 

Este panorama está soportado por el aumento en la venta de vehículos pesados del primer cuatrimestre del año que aumentaron 37.39% hasta los 12,155 vehículos frente a las 8,847 unidades registradas en el mismo periodo del 2021.

 

En abril, las ventas al mayoreo subieron hasta 46.46%, al pasar de 2,301 unidades en 2021, a 3,370 vehículos en este 2022, una diferencia positiva de 1,069 unidades.

 

A pesar de este impulso en la demanda acumulada de la industria en el mercado interno, ante los signos de recuperación económica y una disminución de contagios de Covid-19, aún se observa lejos una total reactivación debido a la desincronización en las cadenas de suministro.

 

Daniel Zurita