Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

 Volvo Cars anunció el viernes 1 de julio que abrirá una tercera planta de fabricación en Europa, posicionando a la compañía para satisfacer la continua demanda de vehículos eléctricos por parte de sus clientes y capturar el potencial de crecimiento a futuro.

La nueva planta de última generación será climáticamente neutral y fabricará únicamente vehículos eléctricos, lo que refuerza la aspiración de Volvo Cars de ser una compañía totalmente eléctrica para 2030 y climáticamente neutral para 2040, así como continuar ampliando su capacidad de producción mundial para cumplir con sus planes de crecimiento.

Al elegir Eslovaquia como la ubicación de su nueva planta, Volvo Cars crea un triángulo europeo de fabricación que cubre su mayor región de ventas, complementando la planta de Gante (Bélgica) en Europa occidental y la de Torslanda (Suecia) en el norte de Europa.

 

La nueva planta representará una inversión de aproximadamente 1.2 mil millones de euros(1). Estará localizada cerca de Kosice, en el este de Eslovaquia, y formará parte de una cadena de suministro automotriz bien establecida al convertirse en la quinta planta de automóviles del país.

Volvo Cars tiene la ambición de lograr ventas anuales de 1.2 millones de automóviles a mediados de la década, lo que pretende conseguir con una huella de fabricación global que abarque Europa, Estados Unidos y Asia.

Jim Rowan, director ejecutivo de Volvo Cars, comentó "estamos enfocados en convertirnos en una marca de movilidad puramente eléctrica para 2030, lo cual coincide con nuestro propósito. La expansión en Europa, nuestra mayor región de ventas, es crucial para nuestro cambio hacia la electrificación y el crecimiento continuo. Me complace poder ampliar nuestra huella de producción de Volvo Cars en Eslovaquia, y espero poder darle la bienvenida a nuevos colegas y socios en el camino que nos espera."

Eduard Heger, primer ministro de la República Eslovaca comentó, “agradezco que Volvo Cars haya decidido construir su nueva planta en Eslovaquia. Esta nueva planta es importante para nosotros, ya que mejorará la situación social y económica de la región y producirá únicamente vehículos eléctricos, lo cual le brinda a la industria automovilística eslovaca una perspectiva competitiva en la nueva era ecológica.”

"Personalmente, estoy muy satisfecho de que Eslovaquia haya tenido éxito en el concurso para esta mega inversión, que traerá desarrollo y muchos empleos en el este Eslovaquia, con muchas oportunidades de trabajo directas e indirectas", dijo Richard Sulik, el ministro de Economía de la República Eslovaca.

Está previsto que la construcción de la planta de Kosice comience en 2023 y que los equipos y las líneas de producción se instalen durante 2024. La producción en serie de la próxima generación de vehículos Volvo puramente eléctricos está prevista para comenzar en 2026.

 

De acuerdo con la aspiración de Volvo Cars de tener operaciones de fabricación climáticamente neutras para 2025, la planta utilizará únicamente energía climáticamente neutra. También estará diseñada para ser líder en la producción sostenible y eficiente de vehículos eléctricos premium, con una disposición y un flujo logístico optimizados, mientras que Volvo Cars aspira a lograr los más altos estándares mundiales de eficiencia energética y ambiental.

En cuanto a la ubicación, Kosice ofrece conexiones logísticas y de transporte favorables con el resto de Europa y acceso a una buena base de proveedores. Los incentivos ofrecidos por el gobierno eslovaco también han sido un factor clave en la decisión de construir la planta en Kosice.
La planta está diseñada para producir hasta 250,000 automóviles al año y se espera que ofrezca varios miles de nuevos empleos en la región. La ubicación también permite ampliar la planta en el futuro.

"Esperamos poder darles la bienvenida a los nuevos miembros del equipo de Volvo Cars Kosice y de la familia global de Volvo Cars, así como establecer nuevas colaboraciones y asociaciones en la región", comentó Javier Varela, director de operaciones de Volvo Cars. "Será un lugar de trabajo moderno, en una planta de última generación que se centra en la sostenibilidad y la seguridad."

La construcción de la planta de Kosice representa el primer nuevo centro de fabricación europeo de Volvo Cars en casi 60 años. La planta de Torslanda se inauguró en 1964, mientras que la fábrica de Gante abrió un año después. En conjunto, estas instalaciones pueden producir 600,000 automóviles al año.