Info-Transportes

Colaboramos con un sector estratégico para el país.

Una de las secuelas económicas de la pandemia ha sido un alza significativa en los precios de los alimentos a nivel global, algo que no es ajeno a México. Los desequilibrios entre oferta y demanda, costos más altos para cultivos y fletes, además de incrementos en los precios internacionales de alimentos pegan a los productores locales, algo que afortunadamente reconoce la secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) de Victor Manuel Villalobos Arámbula.

Una situación similar debería darse con los precios del gas LP que se busca frenar su escalada por decreto, pero ese es otro tema. Por lo pronto la Sader acaba de informar que subirán los precios de garantía que tienen arroz, frijol, maíz y trigo como una medida para fortalecer la economía de los productores de pequeña y mediana escala.

De esta forma, el precio para la tonelada de maíz de productores de pequeña escala acopiada por Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) pasa de 5 mil 610 pesos a 6 mil 60 pesos por tonelada, mientras que el apoyo para el flete sube de 150 a 160 pesos por tonelada, por hasta cinco hectáreas de temporal y compra de hasta 20 toneladas por agricultor.

En el caso del frijol el precio de garantía aumenta de 14, mil 500 pesos a 16 mil pesos por tonelada, con apoyo hasta 30 hectáreas de temporal ó cinco de riego y compra de hasta 15 toneladas por productor.

A su vez granos no acopiados por Segalmex, pero que tienen incentivos como son trigo panificable, arroz y maíz –en este caso, de medianos productores-, se presentan también alzas en sus precios de garantía.

Por ejemplo a los productores de mediana escala de maíz, los cuales tienen como máximo 50 hectáreas, se continuará otorgando un incentivo para la compra de coberturas, pero sólo a ciertos estados.

Para el arroz el precio de garantía sube de 6 mil 120 pesos a 6 mil 760 pesos por tonelada, para 120 toneladas por productor, en tanto que para el trigo panificable, el precio de garantía pasa de 5 mil 790 a 6 mil 400 pesos por tonelada, hasta 100 toneladas por productor.

La idea de la 4T es que el productor reciba un precio justo por sus granos, en una coyuntura complicada para los alimentos en todo el mundo que ha empujado la inflación en nuestro país a 6 por ciento anual, y donde a decir de los expertos, todavía en 2022 veremos ciertas presiones de precios.

Qué bueno que el secretario Villalobos no ha optado por tratar de bajar los precios de los alimentos artificialmente porque más temprano que tarde esa política pública termina por explotar como lo estamos viendo con los precios del gas LP donde de plano el gobierno quiere negar la realidad.

 

La ruta del dinero

Luego del zafarrancho del lunes pasado varias organizaciones de gaseros iniciaron ayer un paro de labores indefinido ante la cerrazón de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de revisar la situación de los llamados comisionistas, es decir los trabajadores que llevan los cilindros de gas a la última milla. La protesta involucra básicamente a la CDMX, pero seguramente de extenderá al interior del país de no haber un reconocimiento de los mayores costos de un combustible.